31 de Octubre 2021

” En ti está la fuente de la vida, y por tu luz vemos la luz”. (Sal 36:10)

¿Alguna vez ha visto a un niño pequeño tratar de correr más rápido de lo que es físicamente capaz de hacerlo y cuando se caen? La mayoría caen de bruces e inmediatamente comienzan a gemir de dolor.  Luego, alguien, generalmente un padre, vendrá en su rescate para recogerlos y comenzar a curarlos y luego enseñarles sobre sí mismos y sus límites.  Todos los seres humanos tienen límites.  Especialmente cuando intentamos hacer cosas sin ayuda.  Todos necesitamos ayuda.  Dios es nuestra ayuda.  Dios es un ser puro y real, y el Creador de todo lo que existe le da existencia a todo lo demás.  Existimos, pero todavía no estamos completamente vivos hasta que vivamos en Dios.  Debido al pecado, debemos pasar por la muerte antes de poder vivir plenamente en Dios.  Dios mismo vino a mostrarnos el Camino.  Bartimeo estaba sentado al costado del camino cuando pasó El Camino.  Jesús llamó.  Bartimeo respondió.  Jesús le pregunta a Bartimeo qué desea.  Bartimeo pide curación. Bartimeo recibe curación.  Bartimeo sigue a Jesús, que es el Camino.  El Camino de Jesús es el Vía Crucis. Nuestra ceguera espiritual se cura en la Cruz. Vi a mi esposa sufrir y morir de hambre a causa de su cáncer gástrico.  Fue entonces cuando mi ceguera espiritual fue sanada.  De pie al pie de la cruz y frente a ella y nuesta límite, la muerte.  Pero cuando mueres en una cruz, has seguido a Cristo allí, y los que tenemos fe sabemos lo que sucede después … Resucitaremos con Él. (cf. Rom 6: 1-14)

¡Sordos, oigan! ¡Ciegos, abran sus ojos y vean!

¿Quién está ciego sino mi servidor, y quién es más sordo que el mensajero que yo mando?

¿Quién es ciego como el que trato de levantar, y quién es sordo como el servidor de El Señor?

Tú has visto muchas cosas, pero no te has fijado en nada. ¡Tienes los oídos abiertos, pero no oyes!

El Señor quiso, movido por su justicia, dar fama a su ley; (Isaías 42: 18-21)

share

Recommended Posts